Press "Enter" to skip to content

Florentino Pérez: el rey del fútbol español se enfrenta a su mayor reto

Los principales clubes de fútbol europeos han abandonado esta semana la proyectada Superliga del continente, y el éxodo ha supuesto una rara humillación para el cerebro de la competición: Florentino Pérez, presidente del Real Madrid.

La ambición de Pérez era utilizar la Superliga para multiplicar los ingresos de los clubes implicados, asegurando el flujo de caja durante una década y proporcionando un alivio a aquellos que estaban luchando con las deudas incluso antes de que se produjera la pandemia.

Pero no se trata de un libro de jugadas limitado al Real Madrid, a los clubes más grandes de Europa o incluso al propio fútbol.

En cambio, Pérez ha seguido una estrategia similar -y ha trabajado con el mismo grupo de asesores financieros- para intentar transformar su grupo constructor español ACS en el mayor operador de autopistas de peaje del mundo.

A principios de este mes dio a conocer un plan que podría proporcionar a ACS un flujo constante de ingresos durante años, a través de una oferta de 10.000 millones de euros para comprar a Atlantia la mayor red de autopistas de Italia.

Su visión de la Superliga y de ACS es la culminación de una década o más de planificación y posicionamiento de un empresario que logró sobrevivir al crack inmobiliario español de 2007-2008 que hundió a muchos rivales.

Para ambas operaciones, el empresario de 74 años recurrió a Key Capital, una boutique de asesoramiento e intermediación poco conocida con sede en Madrid, para que le ayudara a ejecutarlas. Uno de los socios de la empresa, Anas Laghrari, fue elegido como futuro secretario general de la nueva empresa que dirigirá la Superliga, bajo la presidencia de Pérez.

«Hay un cambio en la forma en que Florentino organiza sus inversiones», dijo Jonathan Amouyal, un socio del fondo de cobertura londinense TCI. «Probablemente quiere más estabilidad, más previsibilidad y más visibilidad de sus negocios…. Toda una vida haciendo proyectos de construcción es muy difícil».
El agente de poder de España

Pero, como está descubriendo Pérez, la feroz reacción a su intento de rehacer el fútbol está resultando aún más difícil.

«Estoy un poco triste y decepcionado porque hemos estado trabajando en esto durante tres años», dijo Pérez a la Cadena Ser a última hora de la noche del miércoles, mientras criticaba lo que calificó de «agresividad» y respuesta «orquestada» de organizaciones futbolísticas como la Uefa y sugería que la decisión de los clubes ingleses de retirarse había «contagiado» a los demás implicados.

La deserción de casi todos los 12 miembros fundadores supone un golpe aparentemente fatal para la liga, y la cuestión no es sólo cómo reaccionarán Pérez y el Real Madrid, sino si sus ambiciones para la AEC irán mejor.

«Estoy seguro de que [Pérez] volverá con algo», dijo una persona cercana al jefe del Real Madrid sobre el próximo capítulo en su búsqueda de una Superliga. «No se trabaja cuatro años en algo así y se deja caer».

Durante décadas, Pérez ha sido uno de los mayores agentes de poder de España, por sus funciones superpuestas en los negocios y el deporte. Mucho antes de su llegada, el palco del Real Madrid era el lugar donde los ejecutivos y políticos del país cerraban sus acuerdos. El club está tan cerca del corazón de la élite gobernante que el antiguo Rey Juan Carlos solía empezar las reuniones con los ministros hablando de sus últimos resultados.

Pero con Pérez, elegido por primera vez presidente del club en 2000, tres años después de formar ACS, el Real Madrid se convirtió en una propuesta comercial como nunca antes.

En un principio, el club fichó a jugadores «galácticos» como David Beckham y Luis Figo, compras financiadas en gran parte por un acuerdo inmobiliario de 500 millones de euros en el que el antiguo campo de entrenamiento del club se transformó en uno de los espacios de oficinas más prestigiosos de Madrid.

«Ahí están», citó en su día el diario ABC de España a Pérez refiriéndose a las cuatro torres levantadas sobre el terreno, en cuya construcción colaboró ACS, en referencia a sus fichajes estrella. «La torre Figo, la torre Zidane, la torre Ronaldo y la torre Beckham».

Aunque el proyecto del Galáctico fracasó en un principio al no conseguir un equipo cohesionado, durante la etapa de Pérez en el club, el Real ha ganado cinco veces la Liga de Campeones.

«Nunca ha disimulado. Siempre ha vinculado su imagen empresarial a la del Real Madrid», afirma Lorenzo Bernaldo de Quirós, presidente de la consultora madrileña Freemarket.

ACS rechaza la idea de que Pérez haya vinculado su fortuna personal al Real. «ACS está presente en todo el mundo», dijo alguien cercano a la empresa, señalando que el extenso grupo tiene 180.000 empleados. «Pero si el Real siguiera las áreas de negocio de ACS, tendría un jugador australiano, uno canadiense… esto es un disparate».

Mientras Pérez se encontraba en el centro de las protestas por la Superliga, declaró esta semana a Televisión Española: «Yo no soy el dueño del Real Madrid. Lo son sus socios. Lo que hago es por el bien del fútbol».
Lidiando con la deuda

Otra característica es compartida por el Real Madrid y ACS: la deuda. El Real Madrid, cuyos ingresos, según dijo Pérez esta semana, han sido 400 millones de euros menos de lo presupuestado en las dos últimas temporadas, tiene un préstamo pendiente de 575 millones de euros para la remodelación de su estadio Bernabéu y, según se informa, 200 millones de euros en préstamos de emergencia respaldados por el gobierno.

Al igual que los grupos constructores rivales, ACS, que tiene una capitalización bursátil de 8.400 millones de euros, se endeudó y compró significativamente en el período previo a la crisis financiera. En la actualidad tiene 8.400 millones de euros en pasivos financieros a largo plazo y 2.900 millones de euros en deuda a corto plazo.

ACS caracteriza sus operaciones más recientes -incluyendo un acuerdo de 5.000 millones de euros este mes para vender negocios de servicios industriales a Vinci de Francia- como parte de un esfuerzo de una década para fortalecer su posición financiera y centrarse más en las industrias de carreteras de peaje y energía renovable.

«Tienen un negocio de base muy bueno, pero es cíclico y se endeudaron demasiado antes de la crisis financiera», afirma un exbanquero que trabajó con el grupo. «Florentino no ha tenido el balance a la altura de sus ambiciones, y quizás no tuvo el gobierno corporativo para frenarlas».

Al igual que ACS espera que un flujo constante de dinero en efectivo de las autopistas de peaje -el premio final en su persecución de las autopistas de Atlantia- sea la base de su negocio futuro, Pérez ha expresado ambiciones similares para el Real Madrid.

«La televisión paga: nosotros, los grandes clubes, tenemos seguidores en Singapur y China, en todas partes. Se ve en las redes sociales. . . Esto es lo que genera dinero», dijo esta semana. «Me metí en el mundo del fútbol en el año 2000. Tiene que evolucionar, como evolucionan la vida y las empresas… tiene que cambiar, adaptarse… Lo que queremos es salvar el fútbol, para que al menos durante los próximos 20 años pueda vivir tranquilamente, sin perder 200 millones de euros».
Los asesores de confianza

Según muchos testimonios, Pérez preparó durante años las bases de la Superliga, a través del trabajo con JPMorgan, el respaldo financiero de la competición, y otros clubes importantes. Sostiene que el daño económico causado al fútbol por la pandemia fue el catalizador del proyecto, en el que Key ha sido fundamental.

«Key Capital no es alguien de quien haya oído hablar hasta hace unos años y, de repente, está en todas partes», dice un banquero madrileño de alto nivel. «Florentino es un tipo que le da mucha importancia a quien confía».

Fue Key, fundada en 2010, la que ayudó a diseñar una anterior operación de ACS con Atlantia, en la que los dos grupos compraron conjuntamente el grupo español de autopistas de peaje Abertis en 2018, sin recurrir al balance de ACS, que se encontraba en apuros de tesorería. En su lugar, ACS entregó a Atlantia una participación en su filial alemana Hochtief.

Key, junto con Société Générale, también está ayudando a Pérez en su intento de hacerse con el negocio de las autopistas de peaje de Atlantia, que el establishment italiano está a favor de entregar a un consorcio liderado por el fondo de inversión estatal del país.

Aunque el acuerdo con Atlantia sería transformador para ACS, es el papel de Key en la Superliga lo que ha puesto a la empresa en el punto de mira.

En concreto, dos de los asesores más cercanos de Pérez son accionistas y socios principales de Key.

Uno de ellos es Laghrari, un francés de 37 años nacido en Marruecos que trabajó como banquero de derivados de renta variable en SocGen hasta que se marchó a Key en 2013. Pérez conoce a Laghrari desde que nació, ya que trabajó con su padre en proyectos de construcción en Marruecos.

Una persona que ha trabajado estrechamente con ambos hombres dijo que Laghrari se ha convertido en una familia, pasando horas con Pérez cada semana: «Anas tiene toda la confianza de Florentino. Si a Anas no le gusta algo o no confía en algo, Florentino no hará el trato».

Pérez, al que le puede faltar confianza en su dominio de la lengua inglesa, recurre a Laghrari para todo, desde la lectura de contratos hasta el asesoramiento en la estructuración de las operaciones.

El otro asesor de confianza de Pérez es Borja Prado, un patricio de 65 años que es el tercer mayor accionista de Key, con casi el 15%, tras Laghrari, con el 17%, y el fundador del grupo, Alex Matitia, con más del 43%.

Prado, que ha asesorado a Pérez durante décadas en Rothschild, Lazard y Mediobanca, también fue presidente de Endesa, el grupo eléctrico español adquirido por la italiana Enel en una operación de 2009.

Pero ahora, con la Superliga aparentemente en ruinas y el destino de la oferta de ACS por el Atlantia aún por decidir, el técnico madrileño se enfrenta a dos de sus pruebas más duras.

Con información adicional de Murad Ahmed en Londres

Este artículo ha sido modificado desde su primera publicación para eliminar una referencia a que ACS desempeñó un papel crucial en la adquisición de Endesa por parte de Enel en 2009.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.