Press "Enter" to skip to content

Gerard Moreno, del Villarreal: conozca al que posiblemente sea el mejor jugador de España en estos momentos

«A decir verdad, no me gusta que se hable de mí y no me gusta verme en los periódicos», dice Gerard Moreno.

Ah, claro. Sí. Lo siento.

No hay mucha gente que hable de Gerard Moreno, y menos de Gerard Moreno, pero deberían hacerlo. Tal vez sea la forma en que se mueve, inclinado sobre el balón, algo extrañamente superficial incluso en los momentos más perfectos y estéticos, de los que parece haber más por el partido. Tal vez sea su aspecto, que apenas ha cambiado desde que era un niño, con el diente delantero astillado y el pelo cortado en lugar de cultivado. O tal vez sea el matiz de timidez, la falta de un grupo de presión y el equipo en el que está, la pequeña ciudad donde rara vez caen los focos. Porque no es el fútbol.

O tal vez sea porque es sólo el fútbol. Y cuando se trata de fútbol, hay pocos como él, quizá incluso el mejor jugador de España ahora mismo -el Arsenal seguro que es consciente de que si paras a Moreno no paras al Villarreal exactamente, pero te acercas bastante-.

Autor de 20 goles en la liga, proveedor de cinco asistencias y 38 oportunidades, habiendo marcado o asistido 16 goles en 14 partidos desde el cambio de año, ningún jugador de la Liga tiene una mayor proporción de goles de su equipo. De los cinco partidos que se ha perdido, han ganado uno. En Europa ha marcado o asistido en todos los partidos de la eliminatoria -seis partidos, seis goles, tres asistencias- para llevar al Villarreal a la semifinal del jueves. El único lugar más pequeño que ha tenido un semifinalista europeo es el Mónaco. «Un reto», lo llama Moreno.

El fútbol ha marcado a Moreno, la cicatriz de su cara proviene de la caída de una portería cuando había ido a recoger un balón que había caído encima de la red, lo que le hizo necesitar 27 puntos de sutura. Criado en Santa Perpètua, una localidad catalana de 25.000 habitantes, con un niño de la cantera del Espanyol, al que llegó a los ocho años, y con el recuerdo de Raúl Tamudo celebrando un gol con él, la suya fue una familia de futbolistas: su padre, delantero, y su hermano, número 10. Él es «un poco de los dos», dice.

Ahora es: un 9, un 8, un 7 y un 10 en uno. También es un poco mejor que ellos, por muy buenos que insista en que eran, futbolistas que llegaron a Tercera División, la cuarta categoría española. Sin embargo, pocos imaginaban que sería tan bueno, tan a menudo. Ni siquiera recientemente. Robert Moreno, que le hizo debutar con España en 2019, le recordaba marcando un triplete con ocho años. Pero pasaron 20 años más hasta esa primera convocatoria, y Gerard nunca había jugado en categorías inferiores. A sus 29 años, ha jugado en 10 ocasiones, marcando cinco goles.

Antaño un rematador, Moreno es ahora el futbolista completo, un proceso que comenzó con Quique Sánchez Flores en el Espanyol y que ha parecido alcanzar un estado de casi perfección por momentos esta temporada.

«Siempre fui un delantero centro. Quique me puso de delantero, pero bajando y participando más y me sentí cómodo, como si hubiera encontrado mi sitio. Eso lo han reforzado los directivos desde entonces, abriendo mis opciones, permitiendo más libertad, más movimiento. Siempre se aprenden cosas nuevas y más con un entrenador como Unai Emery. Este es un grupo de jugadores al que le gusta tratar bien el balón, combinar, y él lo está reforzando. Él es gran parte del éxito en Europa: la preparación de los partidos, la ambición contagiosa, la experiencia en esta competición. La ha ganado varias veces, está encima de nosotros, habla con todos. Esperemos que eso nos sirva para enfrentarnos al Arsenal».

Una muestra de la intensidad de Emery se ofrece inadvertidamente cuando Moreno no aparece la primera vez que se programa esta conversación: el técnico le había visto llegar al entrenamiento una hora antes y le hizo entrar para analizar el partido.

Ha sido beneficioso: esta es la mejor temporada goleadora de Moreno, pero no son sólo las cifras, sino el fútbol en sí mismo; el toque impecable, los momentos absurdamente ejecutados, un catálogo de goles de rara calidad y a la vez con ganas de aportar. Hace poco, contra el Levante, hizo caer literalmente a un defensa de la pantalla del televisor, un aire a Boateng a los pies de Messi. «El 99,9% de las veces toma la decisión correcta», dijo Robert Moreno.

Además, el ex seleccionador de España declaró a Marca que «es un jugador al que dejarías casarse con tu hija. Un chico educado, honesto, trabajador, con paciencia y humildad para esperar, trabajar para mejorar».

Bastante poco llamativo, no es masivamente musculoso, con la camiseta ceñida al torso, y sin enormes y ostentosos tatuajes; es tentador concluir que no tiene mucho aspecto de futbolista. Si se le pregunta por su papel, por su nivel, por su importancia, vuelve una y otra vez a sus compañeros de equipo. Habla en plural porque incluye a la familia que «me llevó a todas partes». Son una «manada», dice, e insiste en que «nunca, jamás» tomaría una decisión sin ellos, orgulloso de poder disfrutar de estos momentos. Más, de hecho, que él.

¿Entonces no lo hace? «Sí, por supuesto», dice. «Hacemos lo que nos gusta, lo que soñaba de pequeño. Es cierto que hay responsabilidad, tensión, sacrificio, pero no lo cambiaría por nada. Hablo de mi familia porque así lo veo. Llegar a una semifinal también es de ellos».

El personal y los compañeros de equipo insisten en que no se trata de una actuación ni de un cliché trillado; tiene una falta de ego inusual. Entonces, en parte es culpa suya que la gente no hable de él. Se encoge de hombros. «Si la gente dice cosas buenas de mí, está bien. Pero no es algo que me quite el sueño. Quizá el Villarreal no tiene el foco mediático como el Barcelona, por ejemplo, pero por dentro sabemos que este es un gran club».

Ahora llega un momento que podría cambiar las cosas. ¿Podría ser el partido más importante de su carrera? «Supongo que sí, por el contexto; es muy importante para el club», dice. «Sabemos lo difícil que es para los equipos llegar a una semifinal y más aún para el Villarreal. Cuatro veces se ha quedado el club a las puertas de una final y nuestro reto es dar un paso más, hacer historia. Muchos de nosotros hemos pasado por la cantera aquí, así que lo vemos aún más especial. Si Dios quiere, podemos romper esa barrera».

Por desgracia, los únicos aficionados que hay en el campo del Villarreal son recortes de cartón y tampoco el Emirates será el lugar del que le habló Santi Cazorla. «Si hablas con él, sabes lo mucho que le gusta el Arsenal», dice Moreno, sonriendo. «Personalmente, creo que los recortes son una buena idea. No hay gente, pero sientes que el estadio no está vacío… Ojalá dentro de unos años nos volvamos a encontrar y puedan venir [los aficionados]».

Esa es una oportunidad que se le negaría a la superliga. «Ves al Arsenal, al Manchester, a la Roma en la Europa League: ciudades grandes, mundiales. Y nosotros hemos conseguido meter al Villarreal entre los mejores, nos hemos ganado el derecho a jugar una semifinal. Significa mucho». Es la quinta semifinal europea del Villarreal y queremos hacer historia para el club, ser los primeros». Eso sí que sería un reportaje que merece la pena leer, un recorte para guardar.

… ya que nos acompañan hoy desde España, tenemos que pedirles un pequeño favor. En estos tiempos turbulentos y desafiantes, millones de personas confían en The Guardian por su periodismo independiente que defiende la verdad y la integridad. Los lectores eligieron apoyarnos financieramente más de 1,5 millones de veces en 2020, uniéndose a los partidarios existentes en 180 países.

Con su ayuda, seguiremos proporcionando informes de alto impacto que puedan contrarrestar la desinformación y ofrecer una fuente de noticias autorizada y confiable para todos. Sin accionistas ni propietarios multimillonarios, establecemos nuestra propia agenda y ofrecemos un periodismo que busca la verdad, libre de influencias comerciales y políticas. Cuando más importa, podemos investigar y cuestionar sin miedo ni favoritismos.

A diferencia de muchos otros, hemos mantenido nuestra opción: mantener el periodismo del Guardian abierto a todos los lectores, independientemente de dónde vivan o de lo que puedan pagar. Lo hacemos porque creemos en la igualdad de la información, en la que todo el mundo merece leer noticias precisas y análisis reflexivos. Un mayor número de personas se mantiene bien informado sobre los acontecimientos mundiales y se inspira para emprender acciones significativas.

Nuestro objetivo es ofrecer a los lectores una perspectiva completa e internacional sobre los acontecimientos críticos que conforman nuestro mundo, desde el movimiento Black Lives Matter hasta la nueva administración estadounidense, el Brexit y la lenta salida del mundo de una pandemia global. Nos hemos comprometido a mantener nuestra reputación de informar de forma urgente y contundente sobre la emergencia climática, y hemos tomado la decisión de rechazar la publicidad de las empresas de combustibles fósiles, de desprendernos de las industrias del petróleo y del gas, y de poner rumbo para lograr las emisiones netas cero para 2030.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.